De la Web 2.0 a la inteligencia colectiva aumentada – Tim O’Reilly en FICOD

Publicado por Maria Jose Lopez el Lunes 28 nov 2011 en Charlas

Tim O’Reilly, fundador de O’Reilly Media y uno de los creadores del término Web 2.0, inauguró la V edición del FICOD hablándonos del apasionante mundo del futuro de Internet y de los medios.

Con su charla pretendió darnos un contexto para que entendamos las señales del futuro que ya están por todas partes, solamente tenemos que mirar a nuestro alrededor para verlas.

Una de las señales es la forma en que los contenidos se están convirtiendo en servicios. El ejemplo del coche de Google que se conduce solo lo explica perfectamente. Ya no consumimos los medios, no miramos los mapas, porque el coche sabe dónde queremos ir. Cada vez más, los medios están controlados por una plataforma, el contenido desaparece y se convierte en un servicio.

“El futuro ya está aquí, lo que pasa es que aún no se ha distribuido de manera uniforme”.

Cuando acuñó el término Web 2.0 en 2004 no lo hizo con la intención de que continuara la serie de números como si fueran diferentes versiones, sino que era más bien una afirmación de que Internet iba a volver después de la explosión de la burbuja (y no cabe duda que así fue).

Según Tim O’Reilly, lo que vendrá después de la Web 2.0 no será la Web 3.0 ni la Web semántica, sino la Web de los sensores. Será lo que ocurra cuando la inteligencia colectiva de todas las aplicaciones de datos, lo que conocemos como Web 2.0, sea activada por aparatos en lugar de por personas que teclean.

Ya podemos ver como esto se está convirtiendo en realidad. Mi smartphone sabe dónde está de manera mucho más precisa que yo porque tiene sensores e incluso puede escuchar una canción a través de la aplicación Shazam y decirme quien la canta. Esto es una señal increíble del futuro que está por venir.

El móvil se ha convertido en un dispositivo que aumenta nuestros sentidos y nuestra habilidad de obtener información.

Lo principal es la combinación de sensores y algoritmos que consiguen extraer información de los datos que vamos incorporando entre todos para proporcionar nuevos tipos de servicio.

Sensores + Algoritmos = Servicios

Citando a Peter Norvig, Director Científico de Google, dice que ahora “no tenemos mejores algoritmos, lo que tenemos son más datos”. Y a veces, tener más datos es mucho más potente que tener mejores algoritmos. Precisamente en eso se basa el éxito de Google.

Otra idea muy potente es que ahora estamos encontrando nuevas formas de recopilar esa información a través de la interacción humana con el ordenador.

El coche autónomo de Google es el ejemplo perfecto de simbiosis entre máquina y ser humano. Los humanos tenemos una capacidad aumentada gracias a los sensores (cámaras, radares…), que enriquecen la memoria de la inteligencia artificial.

Internet nos está convirtiendo a todos en un cerebro global aumentado. No se trata de skynet o inteligencia artificial, somos nosotros, aumentados.

El tiempo real es una parte crucial del futuro de los nuevos medios. Todo se comparte entre los cerebros a una velocidad enorme. Pero citando a Jeff Jonas de IBM ¿querrías cruzar la calle con información de cinco minutos de antigüedad?

Uno de los ejemplos de cómo funcionan los sensores y el tiempo real es el de los parquímetros de San Francisco, que no solamente te ayudan a encontrar los sitios libres, sino que dependiendo de los espacios que van quedando se va adaptando el precio.

La capacidad de medición de Internet también es una consecuencia del tiempo real.

La célebre frase de John Wannamaker “Sé que la mitad de mi presupuesto publicitario se desperdicia, el problema es que no sé qué mitad” puede aplicarse a muchos otros sectores, no solo al publicitario. Pero Internet está cambiando todo esto. Ahora tenemos bucles de retroalimentación en tiempo real, que sirven para saber qué parte de lo que hacemos funciona y poder ir mejorando sobre la marcha. Y esto se puede aplicar a multitud de áreas, incluso en temas como la salud y el diagnóstico de enfermedades.

Todo esto es posible gracias a la ciencia de los datos.

Uno de los trabajos más cotizados del futuro será el de científico de datos, persona que se dedica a analizar cómo puede ayudarnos la información a mejorar y optimizar los negocios. Linkedin ha publicado un libro gratuito para quien le interese obtener más sobre el tema: Building Data Science Teams.

Los medios sociales no son otro medio más, sino plataformas para crear comunidad. Este es uno de los principios fundamentales de los medios sociales que no hay que olvidar. Precisamente lo que llevó al gran pinchazo de la burbuja en el 2000 fue que muchas empresas intentaron replicar el modelo de “retransmisión” en Internet.

Tim O’Reilly cuenta que utiliza su presencia en medios sociales, no solo para publicar sus ideas, sino para republicar las ideas de otros, para reforzar el seguimiento de las personas que considera interesantes. Eso es precisamente lo que te da estatus. Si solo te centras en ti mismo, no aprendes, la cosa no funciona.

Internet como la conocemos hoy es extremadamente poderosa como generadora de nuevos modelos de negocio, de economía, de desarrollo social; pero está siendo atacada por gente que teme el futuro y quiere conservar los modelos anteriores. Según Tim, hay que dejar que Internet siga evolucionando y solamente legislar y actuar en caso de que haya amenazas reales para los consumidores y para la sociedad, pero no para un determinado sector de actividad o modelo de negocio.

La arquitectura de participación abierta de la Web es la que hace posible que surjan cosas nuevas, porque la gente no se tiene que poner de acuerdo ni pedir permiso previamente para publicar algo. Y eso hay que protegerlo en Internet.

Pero contrariamente a lo que podría parecer, hay una estructura detrás, que es la que hace que surjan maravillas. Michael Nielsen, en su libro Reinventing Discovery dice que Wikipedia no es una enciclopedia, sino una ciudad virtual que ofrece al mundo una enciclopedia, pero que tiene una vida propia.

Para terminar, Tim O’Reilly habló de la importancia de crear un ecosistema de valor. Lo importante no es crear valor para nosotros mismos, sino crear valor para un ecosistema. Henry Ford fue el primero que lo hizo. Él sabía que para vender su producto la gente tenía que tener un cierto nivel de vida, por ello inventó la semana de 40 horas, el fin de semana… Creó la cultura del consumo que conocemos hoy día. Eso es pensar en el sistema en lugar de centrarse solo en el producto.

Se despidió animándonos a pensar en el valor que creamos, no solo para nosotros, sino para la sociedad, para nuestros clientes e incluso para la competencia.

“Crea más valor del que capturas”

Merece la pena dedicar algo menos de una hora en escuchar la charla completa, en versión original o con traducción simultánea. ¡Absolutamente imperdible!

Content Economies and Ecosystems / Economías y Ecosistemas de contenidos

Posts relacionados:

 

 

Etiquetas : , , , | 5 comentarios